Psicología, Clínica Virgen del Carmen

Psicología clínica, infantil, depresión, ansiedad, problemas de pareja, Consulta de Psicologìa

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La terapia psicológica resulta efectiva en tratamientos de:

  • Crisis de ansiedad
  • Depresión
  • Baja autoestima
  • Tratamiento de la agresividad
  • Estrés
  • Anorexia
  • Crecimiento personal
  • Terapia familiar y de pareja
  • Retraimiento
  • Bulimia

 

Un psicólogo es un profesional de la conducta humana. Es un especialista en las leyes del aprendizaje y aplica estas mismas leyes para enseñar nuevos comportamientos que sustituyan a los que nos hacen daño, enseñando una serie de habilidades, técnicas, y de estrategias psicológicas para conseguir que las personas afronten los problemas de forma exitosa hasta superarlos.

El psicólogo no se enfrenta al problema del cliente, es quien enseña CÓMO manejar las situaciones-problema, pero debe quedar claro que quien debe esforzarse es el paciente.

Ninguna terapia funciona si el cliente no se esfuerza, no participa activamente. Así pues, cuanto más trabajes en ti mismo y por la terapia, más eficaz y rápida será.

La terapia no consiste en charlar con tu psicólogo una vez por semana. La terapia consiste en acudir a la sesión una vez por semana a aprender habilidades muy concretas que deberás practicar entre sesión y sesión. Por eso es bueno que sepas ya que siempre vas a llevar “tareas para casa”.

Estas tareas tiene objetivos muy concretos que el `psicólogo te irá explicando. Hay tareas que sirven para obtener más información sobre tu problema y suelen hacerse al principio de la terapia: rellenar auto registros, cuestionarios. Otras tareas consisten en practicar las técnicas que te habrá enseñado: técnicas para controlar tu nerviosismo, los pensamientos depresivos, para mejorar las habilidades de relación con los demás, para tomar decisiones o las que necesites según sea tu problema.

Pregunta y comenta sin temores tus dudas o pegas. Cuanto más entiendas el porqué de cada paso de la terapia, más motivado estarás y mejor trabajarás en ella.

La última fase es la de SEGUIMIENTO. Es decir, cuando ya apliques con éxito lo aprendido en terapia en tus situaciones difíciles, y el problema empieza a desaparecer entonces el psicólogo y tú acordareis distanciar las sesiones en que os veis.

La finalidad de la terapia es conseguir que tú mismo controles y decidas tu propia vida sin depender o necesitar siempre el apoyo de tu psicólogo. El objetivo es crear independencia y seguridad, y es en esta fase cuando el psicólogo va soltando las riendas poco a poco para que compruebes que puedes enfrentarte a los problemas que temías por ti mismo.

Ahí acaba la terapia psicológica, pero no tu trabajo personal. Recuerda lo aprendido y úsalo cuando lo creas conveniente.

 

ALGUNOS PROBLEMAS PSICOLÓGICOS

Algunos de los problemas psicológicos más comunes son los siguientes:

ANSIEDAD.

Una persona que sufre ansiedad puede sufrir cambios a tres niveles:

  • Fisiológico; taquicardia, dificultades para respirar, calor, sofoco, dolor en el estómago, temblores en los músculos, etc.
  • Cognitivo; pensar que algo muy desagradable va a ocurrir como que se rian de ti, que se hunda el ascensor, que tengas un accidente, que te desmayes…
  •  Motor; lo más habitual es que evites o escapes de las situaciones que te producen este malestar.

Pero no debes asustarte. No es peligroso. La ansiedad en sí no es mala. De hecho, la ansiedad tiene un papel adaptativo y de supervivencia para la especie humana, ya que, bajo control, nos ayuda a enfrentarnos a situaciones difíciles.

La persona que tiene un problema de ansiedad no es rara, no sufre algo extraño a las demás personas, la ansiedad no es diferente en él que en los demás. Lo que ocurre es que o dispara las respuestas de ansiedad con más frecuencia o con más intensidad.

Englobamos dentro del término “ansiedad” otros conceptos:

Fobia: miedo excesivo a un objeto, situación o animal. Ejemplo: espacios cerrados, salir a la calle, ratas, sangre, hablar en público.

Estrés: aceleración excesiva y prolongada en los tres sistemas de respuesta: motora, fisiológica y cognitiva.

Obsesiones: pensamientos repetitivos y muy difíciles de eliminar que provocan mucha ansiedad y que se alivian al realizar un acto ritualista y absurdo, como lavarse las manos muchísimas veces, comprobar exageradamente si se cerró la puerta o la espita del gas, evitar pisar rayas en el suelo u ordenar con extremo cuidado los objetos del escritorio.

Hipocondría y Pánico: miedo desmesurado a tener una enfermedad, grave como cáncer, sida o un tumor cerebral, atener un ataque cardíaco, una trombosis, a desmayarse, perder el control, volverse loco o a la propia muerte.

Una vez el psicólogo conozca porqué tienes en estos momentos ese problema de ansiedad, decidirá la técnica a seguir para que puedas permanecer el tiempo suficiente en la situación temida, hasta que la ansiedad baje y aprendas que, en realidad aquello que temes no ocurre.

PROBLEMAS DE RELACIÓN CON LOS DEMÁS.

Con esto nos referimos en Psicología a dificultades de habilidad social.

Este término engloba diferentes aspectos de comunicación como EXPRESIÓN DE SENTIMIENTOS, MANTENER OPINIONES, HACER PETICIONES A LOS DEMAS, SABER DECIR “NO”, Y OTRAS HABILIDADES SOCIALES como iniciar y mantener conversaciones intrascendentes, superar c éxito una entrevista de trabajo, ligar, hablar en público… y cualquiera que implique relación con otras personas.

DEPRESION

Está demostrado que los acontecimientos que estadísticamente más provocan depresión son: pérdidas o enfermedades de seres queridos, enfermedad propia, pérdidas o cambios en el trabajo, problemas de pareja o familiares, cambios de domicilio, problemas económicos, y en general, cualquier circunstancia en el ambiente que nos ponga en una situación difícil.

La resistencia de cada persona a estos estresares es distinta. Hay personas que por sus experiencias vitales, saben enfrentarse mejor a los problemas, y cuando se encuentran con ellos, consiguen manejarlos sin llegar a deprimirse clínicamente. Otras muchas personas no han aprendido las suficientes habilidades y se sienten atrapados en un estado emocional, cada vez más doloroso, que llamamos depresión.

Uno de los aspectos característicos de la depresión, es el abandono progresivo de las actividades nos aportan satisfacción o que realizamos de forma “obligatoria”.

Junto a esto aparecen también cambios en el área cognitiva: pensamientos negativos acerca de uno mismo y de su autovalía, pensamientos negativos sobre el mundo y los demás, y pensamientos negativos sobre el futuro; una visión oscura y pesimista.

A estos pensamientos les llamamos automáticos, porque aparecen espontáneamente, sin desearlos, y, lo peor de todo, es que se asumen como ciertos. El psicólogo te enseñará la forma de manejarlos y sustituirlos por otros pensamientos más reales y objetivos.

Por último, a nivel fisiológico-emocional, aparecen sensaciones muy desagradables: pérdida de apetito y peso, cansancio y abatimiento, tristeza, irritabilidad, ganas de llorar, problemas de sueño, disminución del deseo sexual, incluso ansiedad.

Después de que el psicólogo evalúe tu problema en particular, te dará una explicación de por qué estás deprimido y te propondrá una terapia que irá encaminada como mínimo a reinstalar progresivamente tu nivel de actividades y cambiar tus pensamientos negativos.

Puedes hacerlo. Estar deprimido es como un coche parado. Cuando empiezas a empujarlo es duro, pero una vez en marcha, todo va sobre ruedas. Date una oportunidad.

Centro autorizado por la Consellería de Sanidad Nº 6041

Clínica Virgen del Carmen

Virgen de la Esperanza 8
03330 Crevillent

 

Teléfono: 966 680 825

info@clinicavirgendelcarmen.com

 

Nuestro horario:

de 9,30 a 13,30  y  de 16,00 a 20,00 horas

Ahora Clínica Virgen del Carmen en redes sociales:

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Centro de salud Virgen del Carmen